te damos algunos consejos que te ayudarán a mantenerte activa durante todo el día

Trucos para estar activa durante todo el día

La primavera es vida, es sol, son días largos y nuevos alimentos de temporada para dar sabor a nuestras comidas. Sin embargo, también puede ser una estación traicionera, en la que nos sentimos cansados y sin energía para aguantar las rutinas diarias. No hay por qué preocuparse. En este post te queremos dar algunos consejos que te ayudarán a sentirte más activa y con las pilas cargadas para disfrutar de cada minuto del día.

Lo primero que debes cuidar para que tu energía no decaiga es la alimentación. Incluye en tu dieta alimentos que te proporcionen los nutrientes necesarios para mantenerte activa. Los antioxidantes, la fibra y las proteínas que te pueden proporcionar alimentos como las frutas, los frutos secos, el pescado, el huevo, el queso o los cereales como la avena, van a servirte para sacar la energía del letargo.

En segundo lugar, es necesario que descanses lo suficiente para que tu cuerpo pueda recargar la energía gastada durante el día y volver a sentirte bien. Cuando se alarga el día, además de las rutinas habituales, también apetece disfrutar del tiempo al aire libre. Pero recuerda que para disfrutarlo de verdad es necesario descansar. Además de dormir entre 7 y 9 horas, también es muy recomendable que te acuestes y te levantes más o menos a la misma hora cada día. De este modo, tu cuerpo se acostumbrará y en poco tiempo te podrás olvidar del despertador.

La actitud con la que afrontas el día a día también puede ser determinante para ahuyentar el cansancio y mantener los niveles de energía bien altos. Intentar ver el vaso medio lleno y relativizar las dificultades que se presenten durante el día te ayudará a sentirte más ligera y tener más vitalidad para afrontar todas las actividades del día. Además, intentar cambiar los pensamientos negativos por ideas positivas también te puede ayudar a sentirte más activa y vital.

Es recomendable incluir algún pasatiempo en tus rutinas diarias si quieres mantenerte activa. Saber que al final del día, después de cumplir con tus obligaciones, tienes reservado un espacio para ti, supone una dosis de ilusión que te aportará beneficios tanto para tu cuerpo como para tu mente.

Por último, también te recomendamos que dediques algo de tiempo a organizar tus actividades del día. Puede parecer una carga extra de trabajo, pero al final saber lo que tienes que hacer en cada momento, y dónde tienes todo lo que necesitas para llevarlo a cabo, te evitará perder el tiempo con búsquedas innecesarias o con decisiones de última hora. Porque improvisar es más fácil cuando sabes qué camino escoger. Ya disfrutarás a tu manera de ese trayecto hacia la plenitud. Como siempre, todo es cuestión de actitud.

¡Feliz y energética primavera!