trucos para que la energía no decaiga en verano

Cómo tener más energía para afrontar el verano

En verano, a veces el cuerpo y la mente no acaban de formar un buen equipo. Mientras en la mente tenemos infinidad de planes por hacer, el cuerpo suda, se aferra al sofá y es incapaz de ponerse en modo on y seguir a la mente. ¡Ha llegado el momento de juntar cuerpo y mente! En este post te queremos dar algunos consejos para activar tu cuerpo y que disfrutes de forma saludable de todas las alternativas que te ofrece el verano. ¿Preparada para una dosis de energía vital?

1. Hacer ejercicio sigue siendo importante
El ejercicio es una de las mejores formas de mantener nuestro metabolismo activo y tener más energía. Aunque con el calor la idea de hacer ejercicio pueda no ser muy atractiva, es muy recomendable que no olvides la práctica deportiva en verano. Eso sí, puedes adaptar el tipo de ejercicio a la temporada. En verano, actividades como nadar, salir a andar cuando cae el sol o dar una vuelta en bicicleta no tienen por qué implicar pasar mucho calor y a tu cuerpo y a tu mente les sentarán genial.

2. Come productos de temporada
En la gran mayoría de los casos en verano el cuerpo nos pide alimentos más ligeros. Con el calor, las comidas más elaboradas, que acostumbran a tener un aporte calórico muy elevado, dejan paso a productos más frescos como las frutas y verduras de temporada, que tienen un alto contenido en agua.
Para aumentar los niveles de energía de tu cuerpo puedes añadir a tu dieta verduras de hoja verde como la rúcula, las endivias, la escarola o los canónigos, que contienen vitamina B y hierro.

3. Date un respiro
Es un hecho que los planes se multiplican en verano, pero también lo es que no debemos olvidarnos de descansar lo suficiente para poder afrontar todos estos planes con la energía suficiente para disfrutarlos. Dormir un mínimo de 7 horas es básico para que el cuerpo descanse y recupere los niveles de energía necesarios para funcionar correctamente. Y, si tienes tiempo, una siesta de entre 15 y 20 minutos te dará un plus de vitalidad que agradecerás mucho.

4. Merienda
Igual que una siesta tiene poder regenerador, hacer un parón en tus actividades diarias y disfrutar de una buena merienda puede tener el mismo efecto. Y hablamos del plano físico y mental. Tomarse un respiro de las actividades del día y reponer energías con una merienda saludable, te dará ese plus de vitalidad y buen humor que necesitarás para que llegar a la noche no te parezca un reto inalcanzable.

5. La hidratación es básica
Aunque pueda parecer un consejo muy obvio, no lo es tanto. Con el ajetreo del día a veces nos olvidamos de lo más básico: beber. Y en épocas donde el calor es el principal protagonista, reponer el líquido que nuestro cuerpo va eliminando toma especial relevancia. Si beber mucha agua te cansa puedes recurrir a alternativas saludables como infusiones de té matcha o llevar contigo un botellín de agua con limón. Frutas como el melón o la sandía, que tienen un alto contenido en agua, también pueden ser grandes aliados para mantener un buen nivel de hidratación del cuerpo.