Siken te enseña cómo practicar acroryoga

Acroyoga, la nueva revolución del mundo yoggi

Si no estás metida en el universo yoggi, ¡no te preocupes! No hace falta ser una experta para practicar el acroyoga. En este post queremos presentarte esta nueva modalidad, que cuenta cada día con más adeptos, y que te ayudará a equilibrar cuerpo y mente.

– ¿Qué es al acroyoga?

Su origen está en la unión de dos palabras: akros, elevada, y yoga, unión. Así que “unión elevada” sería su significado literal, y que vemos materializado en las posturas acrobáticas que se realizan.
Hablamos de una práctica que reúne toda la filosofía del yoga, de las acrobacias y del masaje tailandés. De esta unión nace esta nueva disciplina, conocida como acroyoga, una práctica que aporta confianza, juego, respeto y, sobre todo, un plus de comunicación positiva entre los compañeros.

– El acroyoga se divide en dos prácticas diferenciadas:

Durante la solar o acrobática, se trabajan, de forma dinámica, la fuerza, la atención en el ahora y la confianza mutua para poder realizar las acrobacias, o asanas, en el aire.
En la práctica lunar o terapéutica del acroyoga se ejercita, sobre todo, la confianza de soltarse y apoyarse en el otro.

– ¿Quién es quién en acroyoga?

Durante la práctica se pueden adoptar tres roles diferentes. El primero es la base, el pilar sobre el que se crean las posturas y que generalmente se sitúa con la espalda apoyada en el suelo y sosteniendo la figura con los brazos y las piernas. Es fundamental que la base genere la confianza necesaria hacia su compañero para que éste se atreva a volar.
La segunda figura es el volador, quien tiene que subir sobre las manos y pies de la base. Para ello, necesitará fuerza abdominal, mucho equilibrio y confianza en su compañero. Y, para terminar, encontramos la figura del cuidador, que se asocia al profesor, el encargado de acompañar los movimientos del volador ayudándole a encontrar el equilibrio y la alineación en las posturas.

– Las principales figuras

El pájaro extendido es una de las figuras más básicas del acroyoga, en la que el volador debe permanecer como una tabla sobre los pies de la base. La base mantiene las piernas en un ángulo recto y sitúa las caderas en línea con los tobillos.

La súper yogi es la figura que ejercita la capacidad de estiramiento de piernas y brazos. Para hacer la postura, la base debe abrir los pies hacia afuera, en línea con las ingles del volador, y las manos con las muñecas. El volador solo tiene que disfrutar del estiramiento.

– ¿Qué beneficios aporta?

Sin duda, la flexibilidad y la fuerza. Con la práctica también se va ganando tonificación, agilidad y equilibrio. El acroyoga también ofrece al nuevo yoggi diferentes maneras de comunicarse a través del trabajo corporal, y, al mismo tiempo, desarrolla la confianza entre las personas. Ayuda a trabajar la conciencia plena o el mindfullness.

Todas las prácticas del yoga favorecen al equilibrio entre una mente estable y un cuerpo sano. La mejor manera de empezar a practicarlas es vencer la pereza y atreverse a probar, ¡sólo así aprenderás a volar!