Te enseñamos recetas muy sanas y fáciles con calabaza

Tres recetas facilísimas con calabaza

La fiesta de Halloween nos espera a la vuelta de la esquina dispuesta a llenar de terror adolescente nuestros barrios. A pesar de tratarse de una tradición importada, cada día está más presente en nuestras casas, en nuestra cultura e, incluso, en nuestros supermercados, tiñendo de naranja cada pasillo y escaparate.
La calabaza es una hortaliza con un alto contenido de beta-caroteno, que le da su color anaranjado y que ayuda a proteger el sistema inmune, a reforzar las defensas y a prevenir enfermedades. También tiene un alto contenido en fibra, que la convierte en un gran aliado contra el estreñimiento.
Y, ahora que ya conoces las propiedades de la calabaza, ¿qué te parece si te contamos algunas recetas para que la disfrutes en la mesa?

– Crema de calabaza
Sí, es un clásico y la única receta con calabaza que conoce la mayoría de la gente. Pero ¿cómo se prepara? Aquí tienes una de las muchas recetas existentes.

Ingredientes:
500 gramos de calabaza
Dos zanahorias
Una patata
Un pimiento verde
Tres dientes de ajo
Media cebolla
Una pastilla de caldo de verduras
Sal
Aceite de oliva

Preparación:
Empieza rehogando la cebolla, los ajos y el pimiento. A continuación, añade la calabaza, la zanahoria y la patata. Añade agua, sal y la pastilla de caldo y deja cocer hasta que la calabaza esté tierna. Para comprobarlo si la calabaza está a punto, la puedes pinchar con un tenedor y, cuando puedes atravesar todo un trozo sin dificultades, estará lista. Para terminar, solo tienes que triturar la mezcla hasta que tenga la densidad que quieras y servir. Puedes decorar la crema con un topping de pipas de calabaza, picatostes de pan o una mezcla de semillas.

– Lasaña de calabaza con queso de cabra
Esta es una variación muy original y sana de un plato tan popular como la lasaña. Es fácil de preparar, apta para vegetarianos y ¡está deliciosa!

Ingredientes:
Una calabaza mediana
Aceite de oliva virgen extra
Una cucharada de mostaza de Dijon
600 ml de bechamel ligera
100 gr de queso de rulo de cabra
8-12 láminas de pasta de lasaña
Queso rallado especial para fundir
Tomillo
Orégano
Ajo granulado

Preparación:
El primer paso será asar la calabaza pelada, cortada y sin semillas en el horno, a 200 grados, hasta que quede muy tierna. Seguidamente, saca la piel, chafa la zanahoria en un bol y mézclala con el aceite de oliva, la mostaza, el ajo granulado, el orégano y el tomillo al gusto. Reserva la mezcla. Precalienta el horno a 220 grados y sigue las instrucciones del fabricante para utilizar las láminas de pasta (algunos piden que se hidraten antes y otras no). Coloca una capa fina de bechamel en el recipiente para horno en el que vas a colocar la lasaña y una capa de pasta encima. A partir de aquí, ya puedes empezar a montar la lasaña alternando capas de calabaza, la bechamel y el queso de cabra desmenuzado. Puedes hacer tantas capas como quieras pero la última debe ser una capa de pasta que podrás cubrir con bechamel y el queso para fundir. Si quieres puedes añadir una pizca de pimienta en la parte superior. Tu lasaña ya estará lista para hornear, durante unos 20-25 minutos hasta que el queso esté fundido y la pasta cocida, y servir.

– Hummus de calabaza
Esta es una receta ideal para un picoteo si tienes invitados en casa, o para una cena de picoteo a base de ingredientes naturales.

Ingredientes:
250 gramos de calabaza
Zumo de limón
Aceite de oliva
400 gramos de garbanzos cocidos
Comino en polvo
Sal
Dos dientes de ajo
Pipas de calabaza

Preparación:
Para prepararla lo primero que tienes que hacer es triturar la calabaza con una batidora hasta conseguir un puré suave. Después añade el resto de ingredientes, excepto las pipas de calabaza, y sigue triturando hasta conseguir una mezcla homogénea y suave. Coloca el puré en un bol y decóralo colocando las pipas de calabaza en la parte superior. Para comerlo puedes partir una zanahora en palitos y untarla en el hummus.

¡Que las disfrutes!