Siken-chlorella-alga-clorofila

Los beneficios del alga chlorella

Aunque no goza de la popularidad de otras algas como la espirulina o el wakame, la chlorella tiene el gran honor de ser el alimento con mayor porcentaje de clorofila del planeta. De aquí su nombre y una de las razones por las cuales es uno de los alimentos más completos. Para aportar nuestro pequeño granito de arena al conocimiento de esta alga, en este post te presentaremos sus principales propiedades y te daremos algunas ideas sobre cómo tomarla. ¿Empezamos?

Propiedades de la chlorella

– Entre su gran cantidad de nutrientes, destacan los 9 aminoácidos esenciales, el hierro, la vitamina C, una amplia gama de antioxidantes, ácido graso Omega 3, fibra y pequeñas cantidades de magnesio, zinc, cobre, potasio, calcio y ácido fólico.

– La chlorella tiene la capacidad de eliminar los metales pesados y otros componentes que están presentes en algunos elementos que son nocivos para la salud del organismo como el cadmio, el plomo o la dioxina.

-El sistema inmune se ve reforzado por el consumo de alga chlorella, que también favorece la regeneración celular.

– Además, la chlorella también ayuda a reducir el colesterol, los triglicéridos y el nivel de azúcar en sangre.

Todas estas propiedades hacen que la chlorella sea un alimento para ocupar los primeros puestos en la lista de ingredientes para incluir en la dieta de cualquier persona, pero es especialmente indicado para las personas que quieren reducir la sensación de fatiga y cansancio, que no son pocas y las que buscan un alimento con efectos saciantes. También es muy recomendable si padeces fatiga visual o quieres reforzar el cuidado de la piel.

Y, ¿cómo se consume?

La chlorella se comercializa principalmente como complemento alimenticio en forma de cápsulas, comprimidos o polvos y la podrás encontrar en la mayoría de farmacias y herbolarios. Si no eres fan de los complementos alimenticios, también la puedes incluir en alguna recetas tan básicas como los batidos verdes o los zumos de frutas, las salsas tipo pesto, como parte del aliño de tus ensaladas o añadirla en algún postre como el yogur. Si no eres consumidor de ninguna de las comidas mencionadas anteriormente, también puedes tomar una cucharada de postre de chlorella tres veces al día, por la mañana en ayunas y después de las principales comidas.

¡Buen provecho!