In Trucos para bajar de Peso

Las puedes tomar con nata, con azúcar, con champán, con los cereales del desayuno o en una ensalada. Seguro que a estas alturas ya habéis adivinado que estamos hablando de las fresas.

Se le atribuyen propiedades afrodisiacas y tradicionalmente ha sido un fruto asociado a la pasión, a lo carnal. Pero al margen de su lado sensual, son un alimento fundamental para nuestro organismo.

Una taza (100 g) de fresas contiene aproximadamente 34,5 calorías y es una excelente fuente de vitamina C y flavonoides, lo que convierte al fruto rojo en un potente antioxidante.

Además, no solo el fruto es beneficioso para nuestro consumo, sino que sus hojas también tienen múltiples usos medicinales, ¡aquí lo aprovechamos todo! ¿Quieres saber en qué te benefician?

Diuréticas y antirreumáticas: prepárate un buen tazón de  infusión con las hojas y las raíces, son estupendas contra el ácido úrico, la gota y la artritis.

Anti colesterol: la gran cantidad de ácido ascórbico, así como de lecitina y pectina contenida en sus frutos, la hacen ideal para disminuir el nivel de colesterol de la sangre.

Antiinflamatorias: la infusión de las hojas de la fresa también  es beneficiosa para las inflamaciones del intestino. La cocción de las raíces ayuda a disminuir las inflamaciones artríticas.

Astringentes: La cocción de las raíces también puede utilizarse como remedio casero contra diarreas ocasionales, pues posee propiedades astringentes.

Mineralizantes: sus frutos también tienen virtudes antianémicas y reconstituyentes. Resultan muy adecuados en la época de crecimiento.

Para rematar la cuestión, también tienen propiedades cosméticas. Las hojas machacadas y aplicadas sobre la piel constituyen un buen remedio para evitar las arrugas.

¿Conoces más usos de la fresa? Comparte tu experiencia!

 

 

Recent Posts

Start typing and press Enter to search