In Vida activa

¿Eres de las que ha tenido siempre un cuerpo perfecto sin muchos esfuerzos y pese a los años que pasan tu peso sigue siendo constante? Seguramente no se trata solo de suerte, sino que te gusta mantenerte en forma y cuidas tu alimentación prestando atención a tu dieta para evitar alimentos demasiado grasos o dulces. No obstante, en los últimos tiempos has notado que se ha acumulado un poco de grasa en la parte abdominal inferior y no te explicas cómo ha podido ocurrir.

Algunos hombres lo consideran sexy, pero a nosotras nos puede hacer sentir inseguras.

Aunque tu peso siga siendo el mismo es probable que por la edad, por pasar mucho tiempo sentada en el trabajo o por falta de ejercicio físico más completo tu musculatura haya dejado espacio a estos molestos depósitos adiposos. En este caso se habla de grasa localizada, que resulta ser la más obstinada en desaparecer, ya que es muy difícil eliminarla con la dieta y es necesario ser muy constantes con el ejercicio físico.

¡No panic! Con esto y nuestra guía Claves de una vida sana, ese pequeño michelín tiene los días contados…

[hs_form id=”5″]

Para reencontrar tu forma perfecta y presumir de un vientre plano no hay misterio: hay que ganárselo con un poco de esfuerzo e incluir algunos pequeños elementos en tu rutina para mantener los músculos siempre tonificados.

Algunos ejercicios específicos para trabajar el recto abdominal

Entre los ejercicios aconsejados para fortalecer los músculos del abdomen existen algunos que se practican tumbados boca arriba.

  • Elevación de piernas paralelas. Subiendo y bajando piernas varias veces haciendo fuerza con los músculos abdominales y sin apoyar los pies en el suelo
  • Hacer tijera con las piernas. Eleva las piernas unos 30 grados del suelo, abre y cierra lateralmente cruzando las piernas alternativamente.
  • Elevación de cadera. Eleva las piernas y las caderas con la intención de querer tocar el techo con la punta de los pies, baja lentamente y repite.

Otro ejercicio efectivo se realiza a partir de la posición boca abajo, estirada en el suelo o encima de una esterilla. Coloca las manos por debajo de los hombros y luego estira los brazos levantando el cuerpo en línea recta. En esta posición recuerda mantener los brazos paralelos y la columna alineada. Desde aquí puedes practicar el escalador llevando las rodillas hacia los codos alternativamente.

Puedes introducir cada uno de estos ejercicios en tu práctica diaria, recordando no forzar nunca la zona lumbar, sino de impulsar el movimiento desde la zona abdominal.

Actividades dirigidas para tonificar el abdomen y mantenerte joven

Si para tí practicar deporte es sinónimo de disfrutar de una hora de ejercicio y tener la oportunidad de interactuar con otras personas, las clases dirigidas son lo tuyo. Disciplinas como el yoga, el pilates y la natación son ideales para entrenar el físico con una sonrisa en los labios. Estas actividades trabajan sobre la respiración, la tonificación muscular y la postura, tres elementos que tienes que aprender a gestionar, comprender y ejercitar si quieres mantener un físico joven y armonioso.

Con una práctica mínima pero constante asociada a una alimentación equilibrada sin exceso de grasas y azúcares refinados podrás retomar el control de tus abdominales en poco tiempo, sentirte siempre en forma y sonreír cuando te mires al espejo.

Recent Posts