In Vida activa

¿Has decidido dedicarle un poco de tiempo a tu cuerpo? ¡Enhorabuena! Hacer ejercicios de pilates es una buena decisión. Este sistema de gimnasia correctiva, que tiene muchos aspectos en común con el yoga, es ideal si estás buscando bajar de peso o mantenerte en forma o  también si estas buscando un  método para aprender a controlar los niveles de estrés.

[hs_form id=”5″]

Si te acercas por primera vez a la práctica del pilates, es oportuno que conozcas un poco la disciplina y tengas claro algunas recomendaciones básicas.

¿Ya estás preparada para la primera clase? En las próximas líneas, te acompañaremos paso a paso con una rutina básica que te permitirá experimentar este método que se ha hecho muy popular por los beneficios que aporta tanto a nivel físico como mental.

Tus primeros ejercicios de pilates

Te proponemos una serie de ejercicios iniciales ideales para empezar con esta disciplina en casa. Se trata de una práctica básica pero muy importante para trabajar la respiración y la postura de forma correcta. 

Ejercicio de respiración 1

Sentada en la esterilla con las piernas cruzadas y la columna recta, coronilla hacia el techo. Inhala profundamente llenando completamente los pulmones y exhala lentamente. Al exhalar la punta de la lengua toca los dientes de abajo y la boca entrecerrada. Repite 10 veces.

Ejercicio de alineación de columna

Ahora túmbate sobre la espalda, flexiona las piernas y apoya las plantas de los pies en el suelo. La posición neutral que adquiere tu columna en esta posición es la base para realizar la mayoría de ejercicios y es importante que lo tengas muy claro para proteger las lumbares. Toma unos minutos para explorar esta posición.

Ejercicio de respiración 2

Sigue en la posición básica anterior. Estira los brazos a lo largo del cuerpo y con la inspiración sube los brazos hasta llevarlos en el suelo detrás de la cabeza. Al exhalar, haz el movimiento contrario y vuelve con los brazos estirados a lo largo del cuerpo. Las respiraciones son profundas y lentas acompañan los movimientos. Repite 10 veces.

Ejercicio de alineación de hombros

Sigue tumbada boca arriba con las piernas flexionadas y los pies en el suelo. Sube los brazos estirados perpendiculares al suelo. Ahora inspira estirando más los brazos hasta levantar los hombros del suelo. El resto del cuerpo relajado, no se levanta del suelo. Al exhalar relaja los hombros y llevalos suavemente en el suelo, sin movimientos bruscos. Repite 10 veces.

Ejercicio para zona abdominal

Tumbada en la esterilla boca arriba, flexiona las piernas y apoya la planta de los pies en la esterilla. Los brazos atrás y las manos cruzadas detrás de la cabeza. Sin hacer fuerza con los hombros, al inhalar activa los músculos abdominales y levanta ligeramente el torso. Al exhalar baja con control a la posición inicial. Repite de 5 a 10 veces, sin forzar tu cuerpo.

Estos primeros ejercicios, practicados conscientemente, te ayudarán a empezar a trabajar los músculos, sincronizar la respiración con los movimientos y concentrarte. Una vez que te sientas cómoda y domines los ejercicios preparatorios, puedes profundizar con los ejercicios de pilates más avanzados y añadir a tu rutina algunos materiales, como la pelota inflable, las bandas elásticas o los tacos para realizar posturas más avanzadas.

Si practicas con constancia y dedicación, ya desde las primeras semanas podrás sentir los beneficios del ejercicio a nivel físico y mental. ¡Seguro que en pocas semanas ya avanzarás mucho y desde el primer día ya te sentirás mejor!

Recent Posts

Start typing and press Enter to search