In Bienestar y Salud

¿Has oído hablar del colesterol bueno y malo? ¿Sabes en qué consiste cada uno? Si no es así, en el siguiente post te explicaremos la diferencia que existe entre los dos tipos de colesterol, y las mejores dietas y hábitos para controlarlos.

A menudo asociamos la palabra «colesterol» con algo negativo. Lo entendemos como un valor que debemos reducir de cualquier modo para evitar inconvenientes como la obesidad o los trastornos respiratorios y cardíacos.

Para ello, solemos eliminar de nuestra mesa todos aquellos productos con un alto contenido en grasas convencionales y calorías.

Sin embargo, es necesario aclarar que el colesterol no puede desaparecer de nuestro organismo. En primer lugar, porque es una sustancia que el hígado produce de forma natural; y además, porque contribuye a la producción de componentes como el estrógeno, la testosterona y la vitamina D.

De hecho, es necesario distinguirlo del HDL o también denominado colesterol bueno, que hace referencia a aquellas grasas que viajan directamente al hígado y nos ayudan a eliminar las grasas convencionales o grasas malas.

Es decir, en el fondo estamos hablando de mantener unos niveles óptimos de colesterol total, que es el que resulta de la suma de colesterol bueno y malo. Cuando superamos dichos niveles, lo más seguro es que el cuerpo se vea superado y no pueda eliminar todas las grasas acumuladas.

[hs_form id=”5″]

Colesterol bueno y malo: hábitos y consejos para controlarlos

El asunto es sencillo: nuestro organismo debe tratar de disminuir los niveles de colesterol malo y aumentar los niveles de colesterol bueno. Cuanto más cerca estemos de estos valores, mayor será nuestro bienestar.

Pero ni lo uno ni lo otro se logran de la noche a la mañana. La clave está en adquirir una serie de hábitos y prácticas como las siguientes:

a) Cómo aumentar el colesterol bueno:

  • No consumir alimentos ricos en grasas convencionales, por ejemplo patatas fritas, galletas saladas, frituras, entre otros.
  • Consume mayor cantidad de fibra soluble. La encuentras en productos como las frutas, las verduras, las legumbres y los cereales integrales.
  • Incorpora alimentos ricos en Omega 3. La lista de alimentos ricos en Omega 3 es larga, pero entre los principales podemos mencionar los siguientes: el aceite de oliva, el aguacate, el queso natural, el pescado azul, la cebolla y los huevos.
  • No olvides los alimentos ricos en polifenoles. Aportan antioxidantes y mantienen estable el nivel de HDL en el organismo. Los más conocidos son el té, el cacao, las bayas, los arándanos y varios zumos de frutas.

b) Cómo disminuir el colesterol malo:

  • Incorpora a tu dieta las semillas y los frutos secos. Estos productos contienen esteroles vegetales y estanoles, cuya principal característica es que imitan el papel del colesterol malo en el intestino.
  • Consume alimentos diuréticos. Son todos aquellos que ayudan a eliminar los líquidos, las toxinas y las grasas acumuladas en algunas zonas del cuerpo. Las frutas son los mejores productos diuréticos.
  • Haz ejercicio dos o tres veces a la semana. Por lo general, el colesterol malo se convierte en grasa acumulada. Una buena forma de eliminarla es con una rutina de ejercicios de al menos 45 minutos.
Recent Posts

Start typing and press Enter to search