In Noticias

El aloe vera es mucho más que una planta usada en los tratamientos de belleza facial. Sus múltiples propiedades y beneficios se extienden a áreas como la alimentación y la salud. ¿Quieres conocer más al respecto?

Empecemos diciendo que dichas cualidades no son propias de nuestro tiempo. Así ha sido desde la Antigüedad, cuando los indios y los chinos usaban el aloe vera como un remedio para armonizar el cuerpo. También Alejandro Magno, el macedonio, la usaba para aliviar las heridas de sus soldados durante sus conquistas.

Pese a su apariencia de cactus, se trata de una planta de la misma familia del ajo y el espárrago, y a cuyo zumo natural se atribuyen cualidades no sólo externas (en la piel) sino también internas (sobre el funcionamiento del metabolismo).

Los investigadores, nutricionistas y expertos de la salud recomiendan consumir una dosis diaria de 50-100 ml, bien sea de su zumo o de algún producto o complemento que esté elaborado a base de esta planta.

Sin embargo, en este último caso los productos deben cumplir con un requisito para que sus efectos sean notorios: la composición de aloe vera debe ser superior al 10%, pues de lo contrario los tratamientos no serán eficaces.

[hs_form id=”25″]

¿De qué otra forma actúa el aloe vera en nuestro organismo?

Además de los efectos positivos que tiene sobre la piel, recientes investigaciones han demostrado que el aloe vera tiene una incidencia regeneradora mucho más amplia en el organismo. ¿De qué estamos hablando exactamente?

a) Influye positivamente en la pérdida de peso:

Su alto contenido en azúcares no sólo garantiza el aporte energético suficiente para realizar nuestras labores diarias, sino que también genera una sensación de saciedad que evita el consumo de nuevas calorías. Es por esto que resulta un complemento idóneo de las dietas para perder peso.

b) Elimina las toxinas y otros residuos en el organismo:

No sólo actúa como una sustancia antiviral y antibacteriana, sino que además ayuda a eliminar las toxinas y otras sustancias residuales que se almacenan en el cuerpo. También tiene propiedades diuréticas.

c) Reduce el colesterol malo (LDL):

El aloe vera es un producto que actúa directamente sobre el exceso de grasas que se encuentran en nuestro cuerpo y, por tanto, es idóneo para regular los niveles de colesterol en la sangre. Aparte, regulariza el nivel de azúcar en el flujo sanguíneo, algo especialmente beneficioso para las personas diabéticas.

d) Estimula la producción de flora intestinal:

Si hay una zona del cuerpo en la que más se notan sus beneficios es el sistema digestivo. El aloe vera estimula la presencia de flora intestinal, un elemento indispensable para el buen funcionamiento  del aparato digestivo. Es decir, que gracias a esto actúa tanto en la prevención del estreñimiento como de la diarrea. También evita la acidez estomacal y ayuda a mitigar los efectos de las úlceras.

e) Fortalece la salud cardiaca:

Al controlar el nivel de colesterol y eliminar las toxinas almacenadas, es normal que sus efectos también se noten en el sistema circulatorio, pues oxigena la sangre y, en últimas, mejora el funcionamiento del corazón.

Sea cual sea la forma en que la prefieras, recuerda que lo importante es que el aloe vera forme parte de tu alimentación diaria. Si eres constante y disciplinada, en un plazo breve empezarás a notar sus numerosas propiedades curativas y regeneradoras.

[hs_form id=”10″]

Recent Posts