In Bienestar y Salud

Con la primavera llegan los días más largos y soleados, las plantas y flores inundan de color el paisaje y empezamos a llenar nuestras agendas con planes para disfrutar al aire libre. Con lo que no solemos contar, es con un efecto indeseable que puede traer consigo la primavera también y que afecta a un gran número de personas: la astenia primaveral.  En este post te explicamos qué es exactamente y te ofrecemos algunos consejos para que no te afecte.

¿Qué es la astenia?
La astenia es un pequeño trastorno emocional que se caracteriza por la sensación de cansancio o fatiga, falta de energía, alteraciones del sueño, poca motivación, irritabilidad o problemas de concentración. Suele aparecer en primavera porque las variaciones de luz, temperatura y humedad propias del cambio de estación alteran los ritmos biológicos y algunas personas tienen dificultades para adaptarse a las nuevas condiciones ambientales. Su duración habitual es de entre una a tres semanas.

¿Cómo puedes combatirla?
Aunque no hay ningún tratamiento específico para combatir la astenia primaveral, ya que desaparece por sí sola, existen algunas recomendaciones que te ayudarán a minimizar esos efectos negativos:

Horario
Para que el cambio de hora no suponga una gran alteración en tus rutinas, es importante que mantengas unos horarios fijos, sobre todo en lo que respecta al sueño y la alimentación.

Hidratación
El aumento de las temperaturas propio de la primavera hace que el cuerpo sude más y que el organismo necesite más líquido para funcionar correctamente. Por ello, la recomendación de los expertos en salud es consumir dos litros de líquido al día.

Sueño
Además de mantener un horario de sueño regular, también es importante que descanses un mínimo de ocho horas al día. Así tu organismo tendrá tiempo de regenerarse y podrás recuperar el equilibrio lo antes posible.

Alimentación
En cuanto a los hábitos alimenticios, te recomendamos que realices cinco comidas al día y que priorices las frutas y verduras a los alimentos hipercalóricos. Una dieta equilibrada te ayudará a tener los nutrientes y vitaminas necesarios para que tus defensas estén a pleno rendimiento.

Ejercicio
Una buena manera de conseguir cumplir las rutinas del sueño y de liberar el estrés que pueda causar el cambio de estación es realizar ejercicio físico moderado. Además, la liberación de endorfinas que produce la práctica de ejercicio también hará que te sientas mejor y que tu actitud sea más positiva.

Procura poner en práctica estos consejos y llevar una rutina saludable, ¡tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán!

Recommended Posts

Start typing and press Enter to search