In Alimentación Sana

Las espinacas son una de las verduras top de nuestro dietario. Poseen una gran cantidad de propiedades, perduran en el tiempo, contienen muy pocas calorías y las puedes combinar con muchos alimentos. Su color verde nos indica que son una gran fuente de vitamina A y ácido fólico, y además son ricas en agua, fibra y minerales. Para que puedas beneficiarte de todas estas propiedades, te queremos presentar algunas recetas riquísimas y súper fáciles de preparar a base de espinacas. ¡Buen provecho!

Ensalada de espinacas y parmesano

Cuando llega el calor, las ensaladas fresquitas pasan a ser las grandes protagonistas de nuestras mesas. La ensalada de espinacas es un plato facilísimo de preparar, muy sano y perfecto para servirlo como entrante.
Para la ensalada de espinacas y parmesano necesitamos espinacas frescas, champiñones, láminas de queso parmesano, nueces y aceite, vinagre balsámico, sal y pimienta.

Prepararla es tan fácil como lavar bien las espinacas y los champiñones, trocear las nueces y laminar el parmesano, si no lo hemos comprado así. Una vez tengamos todos los ingredientes preparados, los colocamos en una fuente al gusto y lo aliñamos con una mezcla del vinagre, el aceite, la sal y la pimienta. Si le quieres dar un punto dulce, puedes añadir miel al aliño.

Crema de espinacas

Aquí tenemos una receta sencilla, sana e ideal para esos días que llegas a casa sin tiempo para preparar grandes platos.
Estos son los ingredientes que necesitamos: un manojo de espinacas, una cebolla, aceite de oliva, cinco tazas de agua o caldo de pollo, un par de cucharadas de queso crema, sal y pimienta al gusto.

Para preparar la crema solo tenemos que rehogar la cebolla hasta que quede dorada. En la misma sartén, añadimos las espinacas hasta que tengan un color verde oscuro. Cuando estén listas la cebolla y las espinacas, las pasamos por la licuadora junto con el queso y el caldo de pollo, y lo calentamos hasta la temperatura deseada. ¡La crema estará lista para servir!

Albóndigas de espinacas

Esta es una forma muy original de preparar las espinacas. Ideal si tienes niños en casa, ya que no acostumbran a ser muy fans de las verduras. También es una receta muy sana y fácil de preparar.
La receta se compone de 300 gramos de espinacas frescas o congeladas, dos huevos, 200 gramos de queso rallado, harina y aceite de oliva.

Salteamos las espinacas en una sartén con sal, pimienta y, si queremos, añadimos ajo en polvo y nuez moscada hasta que se cuezan. Cuando estén listas, añadimos la harina y removemos un poco para que se integren los ingredientes. Tendremos una salsa cremosa a la que añadiremos el queso rallado antes de apartarlo del fuego. Seguiremos removiendo hasta que el queso también esté integrado en la mezcla. Cuando se haya enfriado un poco, formaremos con las manos, unas bolas de tamaño mediano y las reservaremos. A continuación, ponemos agua en una olla y, en cuanto arranque a hervir, añadimos las bolas de espinacas. Cuando vayan subiendo a la superficie, las retiramos con una espumadera y la servimos. Para decorarlas, podemos añadir queso rallado por encima.

¿Te han gustado nuestras recetas? Pues, ¡manos a la obra!

Recommended Posts