In Vida activa

En verano se multiplican las opciones de actividades al aire libre y, por supuesto, las actividades acuáticas son una de nuestras favoritas. Nos permiten librarnos del calor de forma divertida y nos ayudan a mantenernos en forma en la época del año en la que menos nos apetece encerrarnos en un caluroso gimnasio. En este post te queremos presentar las últimas tendencias en aventuras acuáticas. ¡Y a disfrutar de un verano activo y remojado!

Aquafitness

Empezamos con una práctica deportiva que puedes realizar tanto en piscina como en el mar, sola o acompañada, y que es apta para todas las condiciones físicas. El aquafitness es un deporte acuático que consiste en replicar los movimientos clásicos del fitness, pero en el agua. Una de las grandes diferencias con su modalidad tradicional, es que tienes que adaptar el cuerpo a los cambios de temperatura y de motricidad que supone estar dentro del agua. Esto se consigue mediante una tanda de movimientos suaves al inicio de cada sesión.
Con el aquafitness trabajarás la fuerza y la resistencia muscular y también te permitirá corregir la postura corporal y potenciar el equilibrio. Además, favorecerás la relajación y mejorarás la circulación sanguínea.

Surf de remo

Probablemente no es la primera vez que lees sobre el surf de remo, paddle surf o SUP, ya que se trata de un deporte que se ha popularizado mucho en los últimos años. Y no nos extraña, dado que se trata de uno de los deportes acuáticos al aire libre más fáciles de practicar, puesto que es posible navegar sin necesidad de que ese día haya ni viento ni olas. Consiste en mantenerte de pie en una tabla más grande que la del surf en el mar o un lago, mientras te das impulso con un remo. Los que lo practican dicen que es de las formas más efectivas de desconectar, ya que te permite disfrutar del contacto con la naturaleza. Es una gran opción para ganar en equilibrio, trabajar la musculatura sin impacto y tonificar el tronco y las piernas.

Ciclismo acuático

Esta modalidad combina las ventajas de la natación y del ciclismo, utilizando unas bicicletas especiales que se sumergen en el agua. Ejercitarse en el agua hace que el pedaleo sea más fácil y fluido y se ejerce mucha menos presión sobre las articulaciones, pero a la vez requiere de más fuerza porque se genera una resistencia hidrodinámica que dificulta el movimiento. Es un deporte apto para todas las condiciones físicas porque su intensidad depende de la velocidad del pedaleo. Practicando el ciclismo acuático, o pool bike, trabajarás la musculatura, mejorarás la circulación sanguínea, la capacidad respiratoria y la resistencia cardiovascular.

Coastering

Se trata de una de las últimas incorporaciones a los llamados deportes de aventura, ideal para aquellos amantes de las emociones fuertes que quieran disfrutar de la belleza del paisaje costero. Se realiza en acantilados y zonas rocosas de la costa y consiste en realizar un recorrido en el que se combina senderismo, nado, saltos al agua, escalada y exploración de cuevas. Normalmente, los participantes en sesiones de coastering visten neopreno y casco. Es una gran opción para practicar en grupo, en escapadas de fin de semana o vacaciones, y para aquellas personas que quieren mantenerse activos pero no son fans de los deportes tradicionales.

¿Con cuál te quedas?

Recommended Posts

Start typing and press Enter to search