In Alimentación Sana

¿Eres de las que desayuna de pie y con la chaqueta puesta o formas parte del club de fans de la primera comida del día? Seas como seas, si estás cansada de desayunar siempre lo mismo y te apetece probar sabores nuevos, ¡este post te interesa!

Como ya sabes, un buen desayuno es muy importante para estimular el metabolismo y obtener los nutrientes necesarios para afrontar el día con garantías. Para que sea completo, el desayuno debería contener proteína animal o vegetal, fruta y verdura, hidratos de carbono y grasas saludables. Y ahora que ya sabemos los nutrientes que debe tener un desayuno completo, ¡empezamos con las propuestas!

Pudding de chía

Es un desayuno muy fácil de preparar, saludable y original. Seguramente por eso se ha puesto tan de moda. También lo puedes preparar como postre, aunque te recomendamos que lo incluyas entre tus desayunos.
Los ingredientes que necesitarás son: 125 ml de la leche vegetal que más te guste, entre 4 a 6 cucharadas de postre con semillas de chía (dependiendo del espesor que quieras), una cucharada y media de sirope de ágave o un endulzante líquido y una pizca de canela o vainilla. Por último, elige la fruta que prefieras para acompañar a tu pudding.

Su preparación es tan fácil como echar todos los ingredientes, excepto la fruta, en un tarro, taparlo y dejarlo reposar en la nevera durante unas 8 horas para que las semillas de chía absorban el líquido. Pasado este tiempo, remueve con una cuchara para deshacer los grumos que hayan podido quedar. Ahora sólo te faltará trocear la fruta que te apetezca para acompañar y mezclar con el resto. ¡Tu desayuno estará listo!

Tostadas de calabaza y queso fresco

Si prefieres los desayunos más salados, aquí tienes otra receta completísima, que te dará la energía que necesitas para llegar hasta el mediodía. Para preparar tu desayuno necesitarás un par de tostadas. Para elegir un pan saludable, te proponemos unas tostadas de salvado de trigo. También necesitarás unos 300 gramos de calabaza y 150 gramos de queso fresco. Puedes utilizar semillas de calabaza, chía o pipas para decorar el plato.
El día antes de prepararte este delicioso desayuno, tendrás que cortar la calabaza a dados y hornearla durante unos 15-20 minutos a 200 grados. Pasados los 15 minutos, pincha con un tenedor para ver si ya está lista. Por la mañana, solo tendrás que tostar el pan a tu gusto, colocar el queso por encima y repartir los trozos de calabaza por la tostada. Si la quieres comer caliente, que es nuestra recomendación, la puedes poner en el microondas durante medio minuto. La guinda a este desayuno serán las semillas que te hemos comentado anteriormente. ¡Buen provecho!

Requesón con mango y copos de avena

Si todavía no te hemos convencido de los beneficios que supone desayunar en casa, te proponemos esta sencilla receta a base de mango y avena. Dependiendo de la época del año, o si no eres muy fan de esta fruta, la puedes cambiar por cualquier otra de temporada.
Sus ingredientes son unos 125 gramos de requesón natural, un mango maduro, leche de almendras y tres o cuatro cucharadas soperas de copos de avena.

Su preparación es tan sencilla como pelar y cortar la pieza de fruta en dados no muy grandes y mezclarlo en un bol con los copos de avena, la leche de almendras y el requesón. Fácil, nutritivo y con un punto exótico. ¿Se puede pedir más?

 

Recommended Posts

Start typing and press Enter to search