In Vida activa

Mens sana in corpore sano. Seguro que has escuchado esta cita muchas veces. Pero, ¿qué quiere decir? Literalmente, que para tener una mente sana es necesario tener un cuerpo sano. Es decir, que todo es cuestión de conseguir el equilibrio. Si ejercitamos nuestro cuerpo, además de mejorar la condición física, también mejoraremos nuestra salud emocional y nuestra capacidad intelectual. ¿Cuáles son los principales beneficios emocionales cuando practicas deporte? ¡Empezamos!

Estrés y ansiedad

El ejercicio físico es decisivo en el proceso de reabsorción del cortisol, la hormona del estrés, por lo que al realizar actividades deportivas el organismo disminuye sus niveles de estrés y ansiedad.  Además, numerosos estudios científicos han demostrado que realizar ejercicio físico contribuye significativamente a disminuir la tensión muscular, lo que también ayuda a reducir los niveles de estrés.

Deterioro cognitivo

Realizar actividades físicas también contribuye a mantener la mente activa y a frenar el deterioro cognitivo. Concretamente, se ejercita la memoria, la agilidad y la flexibilidad mental y la rapidez. La explicación científica de este punto es que, cuando desarrollamos una actividad física, aumenta el flujo de sustancias químicas en el cerebro, evitando la degeneración de las neuronas del hipocampo.

Autoestima

La sensación que experimentamos después de hacer deporte es la misma que cuando conseguimos superar un reto que nos habíamos marcado. Cuando alcanzamos nuestros objetivos o superamos límites, nuestra autoestima aumenta, mejorando la percepción que tenemos de nosotros mismos. Además, conseguiremos mantener nuestro cuerpo en forma y tonificado, lo que ayudará a que nos sintamos mucho mejor con nuestra imagen y a aumentar nuestra confianza.

Socialización

Practicar cualquier deporte en equipo o grupo, te permitirá conocer a gente nueva y crear vínculos con tus compañeros. Las actividades colectivas te resultarán además mucha más divertidas y te ayudarán a motivarte más, al generarse una competencia saludable. Te harán sentirte parte del grupo, por lo que te proporcionarán una experiencia agradable.

Felicidad

Por último, seguramente éste es uno de los beneficios más conocidos de la práctica deportiva. Solo por él, ya vale la pena adquirir el hábito del deporte. Al hacer ejercicio, nuestro cerebro genera las famosas endorfinas, una sustancia química que actúa como neurotransmisor y que tiene como objetivo reducir el dolor físico y crear una sensación de bienestar. Por eso, al terminar, a pesar del cansancio físico, nos sentiremos siempre mucho mejor.

¿Necesitas más motivos para ponerte en marcha? ¡Actívate y te sentirás mejor que nunca!

Recommended Posts