In Trucos para bajar de Peso

Agosto es el mes de vacaciones por excelencia. El mes del todo vale, de olvidarse de las rutinas y cambiar de hábitos por completo, especialmente en cuanto a la alimentación. Pero este cambio de hábitos no tiene por qué ser sinónimo de descuidar la dieta, y eso es lo que pretendemos con este post. Te queremos explicar algunos trucos para que puedas cuidar tu alimentación, mientras disfrutas de unas auténticas vacaciones. Porque agosto no hay más que uno al año y hay que vivirlo con bienestar y alegría.
 

4-5 comidas diarias

Para que no llegues a la hora de comer o de cenar con mucha hambre y entonces comas en exceso, es importante que meriendes algo ligero, de manera que hagas cinco comidas al día. Como en vacaciones acostumbramos pasar mucho tiempo fuera, puedes llevarte algo preparado de casa para picar a media mañana y tomarte un helado de hielo o de yogur por la tarde.
 

Frutas

Si pasas las vacaciones en un país extranjero, es muy probable que encuentres muchas frutas nuevas, que puedes probar sin miedo a perjudicar tu dieta. Si no tienes tanta suerte, recuerda que el verano, lo pases donde lo pases, siempre ofrece una grandísima variedad de frutas muy apetecibles, que te hidratan y que además son ricas en vitaminas y muy bajas en grasa.
 

Variedad, no cantidad

Muchos hoteles, campings o cruceros disponen de bufet libre, lo que suele suponer un sinfín de tentaciones en forma de comida. Estás de vacaciones, así que no te diremos que no caigas en la tentación. Pero sí te aconsejamos que lo que pruebes no sea en grandes cantidades. Un truco para comer menos sin darte cuenta es elegir el plato más pequeño de la vajilla.

 

Helados

Los helados son uno de los grandes clásicos del verano. Y unas vacaciones sin helado no son tan vacaciones, ¿verdad? Si los tomas de hielo o de yogur serán mucho más sanos para tu organismo. Además, como comentábamos en un punto anterior, te recomendamos que los reserves para la merienda y no tanto como postre. Así ahorrarás al menos un capricho al día. Si los puedes hacer tú en casa, con leche desnatada o yogur, todavía serán más sanos y sabrosos.
 

Ejercicio

Durante las vacaciones solemos pasar varios días en un lugar distinto a nuestra residencia habitual. Descubrir nuevos rincones caminando o en bicicleta, es una buena manera de mantener la tonificación física y de quemar los más que probables excesos en la alimentación. También puedes aprovechar el tiempo libre para salir a nadar a la playa o a la piscina. ¡Te olvidarás del calor y ejercitarás el cuerpo!

Además, si eres de las que en verano notas especialmente los efectos de la retención de líquidos, puedes ayudar a tu cuerpo a deshacerse del exceso de líquidos con Diuridren, el complemento alimenticio de Siken a base de diente de león, grosellero negro, zarzaparrilla, ortiga verde, piña, magnesio y vitamina B6.
 

Consejos para cuidar tu sistema digestivo en verano

Sabemos que por más buenas intenciones que tengamos, en vacaciones es difícil no caer en excesos. Así que para cuidar tu salud, te damos unos últimos consejos para cuidar tu sistema digestivo.

  • Las comidas copiosas sientan peor con el calor. Si no puedes evitarlas, intenta al menos compensar los platos más pesados, con alimentos más ligeros el resto del día.
  • Con las altas temperaturas nos apetecen las bebidas frías, pero ten en cuenta que las que tienen azúcar y gas, así como el alcohol, el café y el té, pueden irritar el estómago.
  • Evita trastornos digestivos como la gastroenteritis vírica, muy frecuente en esta época, extremando la higiene de las manos y los alimentos.

¡A disfrutar de las vacaciones!

Recommended Posts

Start typing and press Enter to search