In Vida activa

Aunque se practica durante todo el año, la natación es uno de los deportes del verano. Además de ser de gran ayuda para pasar el calor, el hecho de estar bajo el agua es una de las mejores formas de desconectar y cargar pilas para seguir con la rutina diaria. Tanto si es en piscina como en mar abierto, una buena sesión de natación tiene grandes beneficios para tu cuerpo. ¡Te los contamos en este post!
 

Evitar lesiones

Una de las principales ventajas es que, al practicarse en el agua, en la natación la gravedad no interviene en los movimientos, por lo que la movilidad es más fácil. Sin impactos ni rebotes, no hay mayor riesgo de lesiones. La natación es un deporte especialmente indicado para personas en proceso de recuperación de lesiones, especialmente de rodilla y de tobillos.
 

Tonificación

La natación es uno de los mejores deportes para tonificar la musculatura. En sus movimientos intervienen todos los músculos del cuerpo, aunque especialmente los del tronco superior. Unos treinta minutos continuados de natación, al menos tres días a la semana, te ayudarán a fortalecer la musculatura y, por consiguiente, a moldear tu cuerpo.
 

Espalda

Una consecuencia del trabajo muscular que se lleva a cabo con la natación es el fortalecimiento de la musculatura de la espalda y la corrección de malas posturas asociadas a movimientos erróneos. La práctica de la natación contribuye de esta manera a eliminar dolores de espalda y a mejorar su flexibilidad.
 

Respiración

Al no poder respirar bajo el agua, la natación es el mejor deporte para aprender a controlar la respiración. Al nadar, aprendemos a respirar de una forma más pausada y eficaz, aprovechando cada inspiración, aumentando nuestra capacidad pulmonar. Este control de la respiración es de gran ayuda para evitar aumentar la oxigenación de la sangre y reducir el estrés de los músculos.
 

Corazón

Al aumentar nuestra capacidad respiratoria, la práctica de la natación también ayuda a mejorar las condiciones del corazón, favorece su buen funcionamiento y reduce la posibilidad de sufrir enfermedades cardiovasculares.
 

Memoria

Uno de los beneficios más curiosos del desarrollo cardiovascular que ganamos con la natación es mejorar la memoria. Las cadencias respiratorias que se ponen en práctica al nadar ayudan a oxigenar el cerebro y la coordinación motriz produce que el cerebro cree nuevos lazos neuronales.
 

Psicomotricidad

Como ya hemos dicho, la natación implica el movimiento y coordinación de la gran mayoría de los músculos del cuerpo y de la respiración. Esta es una gran forma de mejorar las capacidades motrices del cuerpo, así como mejorar el equilibrio y el tiempo de reacción.
Si ya decidiste lanzarte al agua y comenzar a practicar natación, te damos algunos consejos para que puedas aprovecharlo al máximo.
 

Consejos para practicar natación

Ya vimos todos los beneficios para tu cuerpo y mente que puede darte la natación. Ahora queremos compartir algunas recomendaciones para practicarla de la mejor manera:

• Equípate. Escoge un bañador con el que te sientas cómodo y sea adecuado para el ejercicio. De ser posible, utiliza también gorro y gafas de natación, y no olvides las zapatillas, especialmente cuando vas a nadar en espacios públicos.

• Si estás comenzando, no te apresures ni te sientas frustrado por no poder llegar a más. La primera brazada es el primer éxito. Ahora sólo te queda continuar.

• Para obtener beneficios a largo plazo es vital ser perseverante. Así que aunque vayas con calma, sigue mejorando cada día.

• Ya sea por el cloro de la piscina o la sal del mar, tu piel puede verse afectada. Recuerda hidratarla adecuadamente.

• Ten en cuenta las recomendaciones higiénico-sanitarias, para evitar infecciones.

• Y… ¡diviértete! Los principales beneficios vienen simplemente con el disfrute.

¡Al agua patos!

Recommended Posts