In Bienestar y Salud

¿Has practicado Pilates alguna vez? Si tu respuesta es sí, ya sabrás lo bien que sienta. Si tu respuesta es no, te recomendamos que lo pruebes, ya que se trata de un entrenamiento, apto para todos los públicos, que nos ofrece grandes beneficios. Y, ¿cuáles son? Sigue leyendo…

Su origen

Antes de empezar, vayamos al inicio. El método Pilates fue inventado por Joseph H. Pilates a principios de la década de 1920 con la finalidad de crear una nueva disciplina que permitiera ejercitar el cuerpo y la mente. Según Pilates, con la práctica de una rutina basada en 34 ejercicios básicos, conseguimos mejorar la condición física, además del control mental y la concentración.
El fundamento del Pilates es la combinación de las tradiciones orientales y occidentales. Es decir, en la práctica de los ejercicios que propone se combina la calma y la flexibilidad, propias de la tradición oriental, con la fuerza y el tono muscular, provenientes de occidente.
En el Pilates se trabajan los diferentes ángulos anatómicos y las palancas fisiológicas, siempre con el ritmo que marca la respiración y con la atención centrada exclusivamente en los movimientos que se realizan.

Beneficios físicos

Mejora la postura corporal
Con la práctica del Pilates se consigue mantener la posición de la espalda recta, contrayendo el estómago y manteniendo los hombros bien alineados. Esta posición es básica para evitar los dolores de espalda propios de una mala postura. La columna vertebral pasa de ser una barra fija a una barra flexible, con lo que es más difícil que aparezcan problemas degenerativos en la columna.

Aumenta la flexibilidad
Los movimientos que propone el método provocan un alargamiento de los músculos y de su movilidad que se traducen en una mejora de la flexibilidad del cuerpo. Ésta puede ser de gran utilidad para realizar otros entrenamientos que exigen mayor rendimiento físico.

Tonifica el cuerpo
Además de alargarlos, el Pilates también tonifica los músculos. Se crean músculos fuertes y largos mediante las contracciones excéntricas de sus movimientos. El cuerpo se irá moldeando y se va ganando fuerza física y tonificación.

Asegura el bienestar de articulaciones y cartílagos
Se evita la tensión en las articulaciones y el desgaste de los ligamentos y los cartílagos propios de las disciplinas con impactos. Por ello, es una disciplina especialmente indicada para las personas con las articulaciones desgastadas por el paso del tiempo o la práctica de deportes más duros.

Beneficios psíquicos

Mejora la concentración
Al tener que coordinar los movimientos del cuerpo con la respiración, en el Pilates se trabaja la capacidad de concentración, que se verá notablemente aumentada con la práctica.

Reduce el estrés
La respiración es un elemento muy importante en el Pilates, al igual que en el control del estrés físico y emocional. Aprender a controlar la respiración es clave para el manejo de la ansiedad y practicar esta disciplina es una de las mejores formas de conseguirlo.

Mejora la autoestima
Con la práctica se producen cambios a nivel físico como la mejora de la tonificación y una sensación de ligereza y agilidad del cuerpo que se traducen en una mejora de la confianza en una misma y de la autoestima.

¿A qué esperas para probarlo?

Recommended Posts

Start typing and press Enter to search