In Proteína

Si te estás planteando adelgazar, seguro que has oído hablar de la dieta proteica. ¿Qué es exactamente? ¿Por qué funciona tan bien? Te contamos todo lo que debes saber acerca de ella.

Características de la dieta proteica

Como su propio nombre indica, la dieta proteica se caracteriza por una mayor ingesta de proteínas. En consecuencia, el aporte de carbohidratos (hidratos de carbono) y grasas es menor. Esto no quiere decir que se eliminen del todo, sino que se incluyen de manera muy controlada. ¿Qué se consigue con esto? Que el metabolismo esté trabajando de manera constante y vaya quemando las reservas de grasa acumuladas en el cuerpo.

Con este tipo de dieta no se tiene sensación de hambre porque la proteína es saciante y también contribuye a ello el hecho de que se componga de cinco comidas cada día (desayuno, media mañana, comida, merienda y cena). En cada comida habrá una proporción de un tercio de proteínas y dos tercios de verduras. Puedes incluir carnes magras (pollo, pavo, conejo, etc.) y pescados (merluza, salmón, lubina, atún, etc.), así como aceite de oliva y frutos secos al natural.

La dieta proteica está indicada para personas con sobrepeso que quieren perder no más de diez kilos. Se compone generalmente de unas pautas de alimentación fáciles de integrar en la vida cotidiana, se ven los resultados y no se pasa hambre.

Qué no se puede comer en una dieta proteinada

En la dieta proteinada, tendrás que decir adiós a los alimentos que tienen calorías vacías (como la bollería industrial o el alcohol); la comida procesada (como el pan de molde, las salsas envasadas o los zumos industriales); y las grasas (como los embutidos, las mantequillas o los patés). Aunque en realidad estas reducciones deberías hacerlas en cualquier dieta de pérdida de peso.

La ingesta de hidratos se ve reducida, pero no eliminada. Podrás comerlos sobre todo por la mañana. Si eres de las que adoran los cereales, tendrás que decidirte por sus versiones de grano entero.

En las fases iniciales de la dieta los requerimientos son un poco más estrictos y no podrás comer legumbres, ni pan patatas o cereales.

Algunos consejos para la dieta proteica

El agua se convertirá en tu mejor amiga. Para que tu dieta proteica haga su labor correctamente has de beber en torno a 1,5 o 2 litros de agua (unos 8 o 10 vasos). De manera ocasional, podrás beber un refresco light que contenga menos del 1% de carbohidratos.

Prepara tus alimentos al vapor, en papillote, a la plancha, al grill o al horno. Son las formas más sanas de preparación y las que menos grasas aportan al alimento. Los fritos quedan excluidos.

Pincha aquí para conocer más acerca de la dieta proteica de Siken.

Recent Posts

Start typing and press Enter to search