In Dieta

El tomate es uno de esos básicos que no falta en cualquier cocina. En verano, es el protagonista indiscutible de ensaladas. ya sea acompañado de pepino en su versión más refrescante, o de muchos más ingredientes cuando pasa de complemento a plato principal. Si hay una receta en la que el tomate es la estrella es el gazpacho. Se trata de una de las sopas frías para el verano por excelencia en España, que, tomada bien fresquita, sirve como alivio para las altas temperaturas. Si eres de esas personas que lo adoran en todas sus variedades, seguro que alguna vez te has preguntado cuántas calorías tiene el tomate. ¡Te lo contamos!

Valor nutricional del tomate

El tomate, pese a lo que se cree comúnmente, es una fruta, ya que contiene semillas.

Si hablamos del tema que nos ocupa, las calorías, tenemos que decir que el tomate tiene una media de 18 calorías por cada 100 gramos. Es un alimento muy interesante, desde el punto de vista nutricional. Además de aportar muy pocas calorías al cuerpo se encuentra en el grupo de frutas que suponen un alto aporte en fibra, por lo que facilita el tránsito intestinal. El tomate también contiene vitaminas y es rico en agua, por lo que resulta muy refrescante e ideal para el verano. Es bajo en carbohidratos y lípidos.

El tomate se incluye en el grupo de alimentos con calorías negativas. Esto quiere decir que en su digestión se emplean más calorías de las que se consumen, por lo que es útil en dietas que quieren controlar el peso.

Particularidades del tomate

En el mercado puedes encontrar muchas variedades de tomate. Todas tienen semejanzas entre sí, pero también particularidades que las hacen diferentes. Si hay una característica que las iguala es que todos los tipos de tomate tienen pocas calorías. Resulta interesante conocer que el tomate cherry, que es uno de los más empleados en ensaladas, tiene más azúcar que otras, por eso resulta más dulce.

A la hora de consumir tomate frito conviene tener en cuenta que duplica o triplica sus calorías con respecto al tomate al natural. El número depende del tratamiento que se haga, del tipo de grasa que se emplee y de de la cantidad de sal o azúcar que se incluya en el proceso. Todo esto si hablamos del tomate frito casero. Cuando se trata de tomate frito en brick o en frasco, la cosa cambia sustancialmente. Otro tipo de preparaciones, como el ketchup, está compuesto por muchos otros ingredientes, por lo que su aporte calórico es bastante más elevado.

Una de las formas más deliciosas de disfrutarlo es partir un tomate por la mitad, ponerle un chorro de aceite de oliva, una pizca de sal y comerlo a bocados. ¿Te animas a llenar tu verano de recetas con tomate?

¡Haz click para valorar este artículo!
[Total: 0 Media: 0]
Recommended Posts

Start typing and press Enter to search

amigas brindando con botellas de cervezaplato de comida en una mesa de restaurante