In Dieta

Muchas dietas tienen como protagonista estrella un elemento invisible presente, que sin embargo se encuentra en todos tus alimentos: las calorías. Si a la hora de hacer dieta te dedicas a contar las calorías de cada alimento, ¿por qué mejor no apuestas por una dieta en la que éstas estén siempre bajo control? Te estamos hablando de la dieta hipocalórica, aunque hay muchos más tipos de dietas.

Las dietas hipocalóricas se caracterizan por ser bajas en calorías. Se realizan para perder peso y definir la musculatura de tu organismo sin que se produzca el efecto rebote, es decir, sin que vuelvas a coger los kilos que has logrado perder. Como siempre, es recomendable que combines tu dieta hipocalórica con el deporte, para poder adelgazar de forma saludable.

Es muy importante que sepas que aunque se trate de una dieta baja en calorías no vas a pasar hambre. Al contrario: pasar hambre sería una señal de una dieta mal planteada. La dieta hipocalórica simplemente consiste en ingerir alimentos que generen saciedad, pero que contengan menos calorías.

¿Te atreves a definir tu propia dieta hipocalórica?

La dieta hipocalórica consiste en ingerir menos calorías que las que componen el gasto energético diario de una persona. En primer lugar, te aconsejamos que empieces ingiriendo aproximadamente 1.250 calorías al día. Conforme vayas llegando a tu peso deseado, puedes aumentar las calorías hasta 1.750 aproximadamente.

Un punto a favor de esta dieta es que puedes confeccionártela a tu medida. Son muchos los alimentos que te ayudarán a estar sana y sin excederte con las calorías, a partir de los cuales puedes confeccionar tu propia dieta. ¡Te dejamos algunos consejos!

  • Es muy importante que consumas diariamente alimentos con pocas calorías, como las verduras y las frutas pero tienen que ser de un mismo grupo. Estos alimentos puedes ingerirlos en cualquier comida del día, especialmente a mitad mañana, en tu comida o en tu cena.
  • Consume alimentos con calorías negativas. Estos alimentos tienen tan pocas calorías, que tu cuerpo quema más al digerirlos de lo que éstos mismos aportan. Son, por ejemplo, la sandía, la piña, la manzana, la coliflor o la calabaza.
  • Debes realizar siempre 5 comidas diarias, y procurar no saltarte comidas. Intenta mantener un equilibrio entre frutas, verduras y platos de proteínas, con recetas bajas en calorías.

Recomendaciones y consejos para tu dieta hipocalórica

Aunque tienes libertad a la hora de personalizar tu dieta hipocalórica a tu gusto, es importante que tengas en cuenta ciertas recomendaciones. Así tendrás éxito a la hora de quitarte de encima esos kilos que te sobran y cuidarás de tu salud.

Los alimentos básicos que deben de incluirse siempre en este tipo de dieta, especialmente en tus desayunos o meriendas, son los lácteos desnatados. Además, te aconsejamos que ingieras todas las veces a la semana que quieras pescado blanco, que te ayudará a reducir grasa y contiene pocas calorías. Si en algún momento te apetece un poco de pan, cómelo hacia el final de las comidas. Eso sí: ¡como mucho unos 30 gramos de pan!

Por último, recuerda que también tienes opciones si en algún momento tienes alguna cita especial. Si tienes una cena con tus amigos o familia, y sabes a ciencia cierta que vas a terminar saltándote tu dieta hipocalórica, puedes sustituir la comida por uno de los sustitutivos de comida Siken.

¿Te animas a probar la dieta hipocalórica?

¡Haz click para valorar este artículo!
[Total: 0 Media: 0]
Recommended Posts

Start typing and press Enter to search