In Dieta

La avena es  un cereal que se ha puesto muy de moda en los últimos años. ¿Por qué? Tiene muchísimas cualidades energéticas y nutritivas que la hacen imprescindible en un estilo de vida saludable.

Mientras que en la dieta mediterránea el cereal por excelencia es el trigo, en el Norte de Europa, la avena es la reina. No hay más que pensar en el porridge. Es un cereal que hemos adoptado con alegría porque nutricionalmente es muy interesante. ¿Sabes por qué?

¿Cuáles son las propiedades de la avena?

Si estás pensando en introducir este cereal en tu dieta, seguro que te has planteado si merece la pena hacerlo. La respuesta es un rotundo sí. Los propiedades de la avena son muchas y variadas:

  • Contiene fibra y grasas insaturadas
  • Aporta potasio, magnesio y calcio
  • También tiene vitaminas
  • Es rica en polifenoles y esteroles vegetales
  • Su aporte proteico es elevado

Seguro que cuando piensas en la avena, se te viene a la cabeza el desayuno. Y es que la avena es una buenísima opción para arrancar el día. Pero, por sorprendente que te pueda parecer, puedes pensar en ella para otras comidas del día siempre que uses el grano pelado. ¡O para preparaciones saladas! Saltéala o inclúyela en ensaladas, por ejemplo. ¿Te has planteado alguna vez en hacer pan de avena? Podrás sustituir el pan blanco de harina refinada por un pan más saludable, ¡y casero! Todo son ventajas.

¿Cuáles son los beneficios de la avena?

Una vez que la incorpores a tu dieta, no querrás que salga de ella. Y es que los beneficios de la avena son tantos que solo le verás ventajas. ¿Quieres conocer por qué? ¡Descúbrelos!

  • Ayuda al organismo a no asimilar grasas y calorías innecesarias. La avena favorece el buen funcionamiento de tu organismo. Cuando la ingieres, se activan una serie de procesos que evitan la asimilación de calorías extra. Y, además, mantiene estables los niveles de azúcar en sangre.
  • Favorece el mantenimiento de la masa muscular. El músculo está compuesto de agua y proteína, de ahí la importancia de incluirlas en la dieta. Comer avena supone un alto aporte proteico para nuestro organismo, por lo que ayuda a almacenar masa muscular. También contiene grandes cantidades de vitamina B, lo que fortalece el sistema inmunológico.
  • La avena proporciona sensación de saciedad. Al ser un cereal rico en fibra soluble favorece la absorción de una mayor cantidad de líquidos. Su volumen aumenta y se expande en el estómago retrasando la sensación de hambre. Por ese alto contenido en fibra, también mejora el tránsito intestinal.
  • Uno de los mayores beneficios del consumo de avena es que reduce el colesterol. Contiene betaglucano y fitoesteroles, que están implicados en su control.

Si quieres que todos estos beneficios de la avena lleguen a tu vida, ¿por qué no pruebas a incluirla en el desayuno? Empezar el día cuidándote con un bol de nuestros copos de salvado de avena es la forma más fácil de hacerlo.

Pon salvado de avena en tus desayunos

Puede que pienses que los copos de salvado de avena solo pueden comerse en porridge. ¡Error! Hay otras formas deliciosas de disfrutarlos en un desayuno energético que te pondrá las pilas para todo el día. Te dejamos algunas ideas, para que no te falte inspiración.

Galletas de avena y manzana

Para prepararlas necesitarás:

  • 240 g de puré de manzana (también puedes usar compota)
  • 80 g de copos de salvado de avena Siken
  • 30 g de almendra laminada
  • Canela al gusto
  • Una pizca de sal

Precalienta el horno a 180 º. Mezcla todos los ingredientes en un bol. Si quieres una textura aún más crujiente, prueba a tostar en una sartén las almendras antes de incorporarlas a la mezcla. La textura debe ser homogénea, húmeda, pero lo suficientemente estable para formar las galletas.

Pon papel de horno sobre la bandeja y forma las galletas. Si las quieres jugosas, hazlas gruesas; si las quieres crujientes, solo tienes que hacerlas más finas. Hornéalas durante 10-13 minutos (dependerá de tu horno, así que vigílalas). Una vez listas, espera a que se enfríen para quitarlas de la bandeja.

Batido de chocolate, avena y plátano

El chocolate y el plátano forman una pareja que se lleva muy bien y en este batido podrás saborearlos de forma fácil y divertida. Es una opción ideal si tienes poco tiempo para preparar el desayuno, porque se hace en un periquete. Además, el chocolate y el plátano son alimentos relajantes, por lo que este batido te ayudará si estás pasando por una época de estrés. Necesitarás:

  • Un plátano grande
  • 60 g de chocolate negro rallado o pepitas de chocolate negro
  • 60 g de dátiles (para endulzar)
  • 6o g de copos de salvado de avena Siken
  • 400 ml de leche o bebida vegetal
  • Canela molida al gusto

Prepararlo es tan sencillo como ponerlo todo en el vaso de la batidora y batir hasta que tenga la consistencia adecuada. Juega con la cantidad de leche o bebida vegetal para conseguirlo. Sírvelo y a disfrutar.

Yogur con avena y frutos rojos

Quizá, junto con el porridge, sea la forma más clásica de consumir avena en el desayuno. Para prepararlo solo necesitas un yogur natural desnatado, un puñado de copos de salvado de avena Siken y frutos rojos al gusto. Ponlo todo en un bol ¡y a disfrutar!

¿Vas a convertir a los copos de salvado de avena en protagonistas de tu desayuno? Seguro que, una vez que los pruebes, ya no vas a querer decirles adiós. Como ves, la avena en tus desayunos es muy sencillo y te reportará múltiples beneficios.

Si andas en busca de un estilo de vida saludable, combina el cuidado de la alimentación con el deporte, ¡verás qué cambio! Puedes montarte un gimnasio en casa, si crees que no vas a tener tiempo para ir a uno. ¡El caso es moverse! Ten en cuenta que el cambio ha de ser gradual, no pienses en pasar de 0 a 100 en un día, porque tu cuerpo se resentiría. ¿Te animas a iniciar tu cambio de hábitos?

¡Haz click para valorar este artículo!
[Total: 1 Media: 5]
Recommended Posts

Start typing and press Enter to search