In Deporte

La práctica del yoga se ha puesto muy de moda en los últimos años y tiene bastante sentido. En un mundo hiperconectado, un ejercicio que estimula cuerpo y mente y propone mirar hacia adentro tiene todo el sentido. En el yoga participan tanto la parte física como la espiritual de la persona. Se trata de escucharte, de prestarte más atención, para estar más presente en tu propia vida, eliminando las distracciones.

¿Cuáles son los diferentes tipos de yoga?

Aunque lo más común es es que se hable de yoga en general, hay diferentes tipos. Todo ellos tienen elementos comunes, como la respiración, las asanas, o la meditaciones. ¿En qué se diferencian entonces? Lo más común es que pongan el acento en uno de estos aspectos más que en el resto y eso los define. A continuación de presentamos algunos de los diferentes tipos de yoga:

  • Hatha Yoga. Se caracteriza por la realización de asanas de forma suave y pausada, permaneciendo algún tiempo en cada postura.
  • Vinyasa Yoga. En él, se permanece menos tiempo en cada asana que en el hatha.
  • Kundalini Yoga. Se centra en la respiración, los mantras y la meditación.
  • Bikram Yoga. Tiene su origen en el Hatha yoga. Se trata de sesiones de 90 minutos, en las que se realizan 26 asanas a 40 º de temperatura.
  • Acroyoga. Mezcla acrobacia, yoga, danza y se practica en pareja.

Además, puedes encontrar versiones de yoga para niños, embarazadas, restaurativo (encaminado a mejorar en épocas de mucho estrés o cansancio), etc.

¿Puedo hacer ejercicios de yoga para principiantes en casa?

Las posturas de Yoga, o asanas, tienen importantes beneficios físicos, mentales y espirituales. Cada asana se

centra en trabajar diferentes partes del cuerpo y mente y aporta distintos beneficios. Si estás buscando ejercicios de yoga para principiantes en casa, consulta los que te proponemos a continuación. Puede que, al principio te cueste ejecutarlos, pero, tranquila, como todo en esta vida, es cuestión de práctica. Te en cuenta que es mejor hacer las asanas de forma correcta, por lo que quizá su ejecución sea un poco más lenta al principio. Vigila tu postura y ¡a por ellas!

Te proponemos 10 ejercicios de yoga para principiantes en casa para que te inicies en la práctica. Elige las que mejor se adapten a ti.

10 posturas de yoga para principiantes en casa

A continuación, te proponemos una serie de ejercicios de yoga para principiantes para hacer en casa que te permitirán iniciarte. Elige las que mejor se adapten a ti.

Postura del pez

Es una asana es ideal para mejorar el sistema respiratorio y combatir las malas posturas. Tumbada boca arriba, coloca los brazos a los lados de tu cuerpo con las palmas hacia abajo. Inspira profundamente. Coloca las manos debajo de los glúteos, ten cuidado de no abrir los codos. Levanta el pecho sin que las piernas y los antebrazos pierdan el contacto con la esterilla. Echa las escápulas hacia atrás. La cabeza también se incorpora hasta quedar apoyada sobre la coronilla.

Postura de la media luna

Esta postura de yoga para principiantes mejora la digestión, el sentido del equilibro y la coordinación. Trabaja también las zonas en las que se suele acumular grasa. Para realizarla, ponte de pie y abre las piernas más allá de la anchura de las caderas. Gira uno de los pies ligeramente hacia adentro y coloca el otro mirando hacia afuera en un ángulo de 90 º. Flexiona la rodilla de este pie y coloca la mano de ese mismo lado por delante, apoyándola en el suelo. Mientras espiras, impulsa la otra pierna y elévala. Mantén el ángulo de 90 º en el pie de abajo. Poco  a poco, estira la rodilla y el brazo que están apoyados sobre el suelo. Gira el tronco hacia arriba, eleva el brazo contrario y lleva tu mirada hacia esa mano.

Postura del barco

En esta asana la fuerza se realiza con el abdomen, así que es una buena aliada para conseguir un vientre plano. Se parte de la posición de sentada, con la espalda recta y las piernas extendidas con los pies en punta. Poco a poco ve echando la espalda hacia atrás, mientras la mantienes estirada, y eleva tus piernas hasta colocarlas a la altura de tus ojos. Las manos han de estar apoyadas en la esterilla. Inspira, abre bien el pecho y comienza a levantar los brazos, hasta colocarlos a la altura de los hombros, pero vigila que permanezcan relajados. Las manos apuntan hacia el frente.

Postura de la vela

Los beneficios de esta asana son variados: se corrige la postura; ayuda a obtener una mayor salud pulmonar; mejora la circulación sanguínea y el funcionamiento del aparato digestivo. Para hacerla, túmbate boca arriba, con los brazos a los lados del cuerpo y las palmas tocando el suelo. Haz fuerza con las palmas y eleva las piernas para formar un ángulo de de 90 º con ellas. Inspira profundamente y lleva tus piernas extendidas hacia el pecho. Al tiempo que expulsas el aire, comienza a elevar los glúteos, las caderas y la espalda para separarlos del suelo. Una vez que estés apoyada en el suelo por los omóplatos, separa las manos del suelo, flexionando los codos, y colócalas en la zona lumbar. Te servirán de apoyo y para mantener la postura. Vigila que el peso no recaiga sobre el cuello, sino sobre la cintura escapular.

Postura de la frente en la rodilla

Si quieres mejorar tu digestión esta es tu postura de yoga, porque estimula el hígado y los riñones. También alivia los síntomas de la menopausia. Para hacer esta postura, siéntate en tu esterilla con la espalda bien recta y las piernas estiradas frente a ti. Dobla una de las piernas, de forma que la planta de ese pie se apoye en el muslo de la que queda estirada. Levanta los brazos y junta las palmas. Desde ahí, baja tu cuerpo, llévandolo hacia el lado de la pierna que tiene extendida. Repite cambiando de pierna.

Postura de la pierna levantada

Este ejercicio de yoga para principiantes ayuda a reducir los dolores de espalda, lumbago y hemorroides, a la vez que estimula la reducción de grasa corporal. Para hacerla, túmbate de costado, dobla el brazo del lado sobre el que estés acostada y apoya la cabeza en él. Dobla la rodilla de la pierna que queda por encima y sujeta con el brazo libre los dedos del pie. Estira la pierna. Mantén la postura unos segundos y repite sobre el otro lado.

Postura de la cobra

Elimina la tensión de la parte baja de la espalda y equilibra el flujo de energía sexual con la energía umbilical. También ayuda a perder peso. Túmbate boca abajo, coloca las manos debajo de los hombros, con las palmas apoyadas en el suelo. Estira las piernas dejando los pies apoyados sobre el empeine. Coge aire e impúlsate con los brazos para levantar el tronco del suelo, en una flexión de la espalda hacia atrás. La cabeza acompaña el movimiento. Intenta que los brazos queden lo más estirados posible y que los hombros estén separados de las orejas.

Postura del ángulo lateral extendido

Es uno de los ejercicios de yoga para principiantes más efectivos para eliminar calorías y adelgazar, al estimular los órganos abdominales. De pie, con las manos a ambos lados del cuerpo, separa mucho las piernas. Gira un pie 90 º hacia afuera, el otro mira hacia el frente. Coge aire y levanta los brazos, déjalos en cruz, con las palmas mirando hacia abajo. Dobla la rodilla del pie que tienes mirando hacia el frente y baja sobre él, hasta dejar la pierna en ángulo de 90 º. Lleva el codo del brazo que queda encima sobre la rodilla, el otro sobre la cadera. Toma aire. Desde la cadera, estira el brazo para formar una línea con el pie que tienes en ángulo. Mantén el otro detrás de la rodilla, baja la mano y apóyala en el suelo, junto al pie. Por último, mira hacia arriba. Después, repite sobre el otro lado.

Postura del árbol

Es quizás la Asana más conocida y es el ejemplo perfecto de lo que es el yoga, ya que busca equilibrar cuerpo y mente. Se realiza de pie, con las piernas abiertas a la altura de las caderas, los brazos a cada lado del cuerpo. La palmas de las manos se juntan frente al pecho. Después, se flexiona una de las piernas, para que la planta del pie se apoye en el muslo de la contraria. Si no se llega al muslo se puede apoyas en la pantorrilla, pero no en la rodilla. Después, los brazos se elevan hacia el cielo.

Postura del arco

Los beneficios de esta asana radican en la activación del páncreas, la reducción de los problemas de gases y la reducción de la grasa corporal. Parte de la posición de tumbada boca abajo.  Separa las piernas, trata de que las rodillas queden a la altura de los hombros. Dobla una pierna, llevándola hacia el glúteo, y agarra el pie por empeine con el brazo de ese lado. Repite con la otra pierna. Aguanta la postura unos segundos.

Además de todos estos beneficios, el Yoga ayuda a la concentración y a reducir el estrés lo que, sumado a tu fuerza de voluntad, te hará comer menos. Con estas 10 posturas y una dieta sana y equilibrada cuidarse ¡es mucho más fácil!

Si eres una fan del yoga y todavía no has practicado el Yoga Iyengar, ¿a qué esperas?  Si prefieres practicar deporte en tu hogar, además de estos ejercicios de yoga para principiantes, puedes  descubrir cómo hacer ejercicio en casa. 

¡Haz click para valorar este artículo!
[Total: 0 Media: 0]
Recommended Posts

Start typing and press Enter to search

chica barrita