In Proteína

Como su nombre indica, la dieta proteica es aquella que basa su funcionamiento en aumentar el consumo de proteínas y disminuir la ingesta de hidratos de carbono y de grasas. Para ello, se utilizan preparados proteínicos de alto valor biológico, que se combinan con alimentos convencionales de lo más variados.

Para que sea realmente eficaz y segura, no debes prescindir de los nutrientes diarios necesarios. Si sabes cómo seguir una dieta proteica, podrás alcanzar tu objetivo de perder peso de forma sencilla, sin pasar hambre y sin descuidar tu alimentación.

De forma tradicional, son dietas recomendadas especialmente para deportistas profesionales y culturistas, ya que contribuyen a aumentar la masa muscular.  Este aumento de la masa muscular conlleva la pérdida de grasa.

Pero no son sólo beneficiosas para los deportistas, si buscas adelgazar y perder peso, ¡la dieta proteica también es para ti! Es ideal para acelerar el metabolismo, ya que el cuerpo tarda más en digerir estos alimentos que los que son ricos en carbohidratos o grasas, lo que crea una sensación de satisfacción y saciedad durante más tiempo.

Pero no son las únicas bondades de la proteína, te queremos contar todos los beneficios de las dietas de proteínas de este tipo. ¿Empezamos?

Pérdida de la grasa acumulada

La dieta proteica favorece el uso de la energía almacenada en los acúmulos de grasa, con lo que se consigue una pérdida de peso de forma controlada. El consumo de proteínas también contribuye a acelerar el ritmo del metabolismo, ayudando a la quema de calorías y la pérdida de esos kilos de más. Por lo tanto:

  • Perderás peso de forma controlada.
  • Perfilarás la silueta de una forma más estilizada.
  • Pierdes grasa y no músculo.
  • Asegura la pérdida de calorías al acelerar el metabolismo. ¡Y no tienes que estar tan preocupada por contar calorías!
  • No te sentirás hinchada, ya que reduce la introducción de gases en el cuerpo por el mejor funcionamiento intestinal.

Saciante

Otro de los grandes beneficios de la dieta proteica es su capacidad para reducir el apetito. La proteína es un nutriente que sacia más que las grasas y los carbohidratos, por lo que el riesgo de consumir más alimentos de los necesarios desaparece al seguir este tipo de dieta.

La proteína produce una mayor sensación de saciedad, por lo que contribuye también a la disminución de ingesta de calorías. Además, puedes hacer cinco comidas al día sin ningún problema, lo que te garantiza que ¡no pasarás hambre!

Dieta variada

A diferencia de otros tipos de dietas, que son muy restrictivas en los alimentos que se recomienda consumir, la dieta proteica incluye una gran variedad de alimentos en su lista de posibilidades. Entre ellos destacan las frutas y verduras, los lácteos bajos en grasa, la carne magra, el pescado, el pollo, los huevos y las legumbres. Pero hay muchos alimentos ricos en proteínas, por lo que podrás seguir la dieta proteica incluso con una alimentación vegana o vegetariana.

Aumento de la masa muscular

El tejido muscular está compuesto por un 70% de agua y un 22% de proteínas. Por lo tanto, al aumentar la ingesta de proteína mantendrás la masa muscular. La dieta de proteínas te permite adelgazar y perder grasa sin perder músculo, por lo que ¡adiós a la flacidez!

Pero ten en cuenta que, si tu objetivo principal de la dieta proteica es el de aumentar la masa muscular, es importante que recuerdes que además del consumo de proteína, tienes que acompañar tu dieta de la práctica de ejercicio físico y en este caso también necesitarás combinar el consumo de carbohidratos.

Sin efecto rebote

Este es otro de los beneficios más populares de la dieta proteica. El efecto rebote es uno de los aspectos más temidos cuando finalizas una dieta. Pues bien, con la dieta proteica no debes temer a este efecto, ya que, al no perder masa muscular, no volverás a recuperar el peso perdido cuando termines la dieta.

Nutrientes de la proteína

Cada nutriente que introducimos en nuestro organismo a través de los alimentos aporta una cantidad de energía determinada y, todo unido, hace que podamos desarrollar nuestras actividades diarias. Desde los hidratos de carbono hasta las grasas saludables, todos son elementos importantes en una alimentación completa.

Pero si estás siguiendo o planeando seguir una dieta de proteínas, de forma puntual, debes saber que se trata de un macronutriente muy completo y esencial.

Las proteínas están formadas por los componentes más pequeños, llamados aminoácidos, y que, entre otras cosas, los obtenemos a través de la comida. De los 20 aminoácidos que existen, 8 de ellos debemos ingerirlos a través de los alimentos. Con la ingesta de proteína estamos adquiriendo esos aminoácidos y ayudando a crear muchos más en nuestro interior para fortalecer el proceso de crecimiento del cuerpo, regeneración de tejidos dañados y muchas más funciones primordiales.

Las proteínas, por sí solas, cumplen una serie de misiones determinadas:

  • Estructural. Van formando parte de las membranas celulares, el pelo y las uñas, las fibras elásticas y de colágeno… Por lo tanto, ayudan a reparar los tejidos del cuerpo, ya que se encargan de renovar y reparar los tejidos del cuerpo humano.
  • Defensiva. Se crean anticuerpos o inmunoglobulinas para proteger nuestro sistema. Así que también ayudan a tener buena salud ya que las proteínas ayudan al sistema inmunológico.
  • Enzimática. Las proteínas son reguladoras de todas las reacciones químicas del cuerpo. Son una parte esencial de los procesos químicos del organismo, ayudan a regular el calor corporal y a la eliminación de los desechos. ¡Así que también son buenas para la dermis!
  • Homeostática. También regulan el pH a través de los flujos sanguíneos. De igual forma transportan sustancias importantes como la hemoglobina, y por ello el oxígeno en la sangre.
  • Contráctil. Aunque parezca raro, las proteínas ayudan a la contracción y relajación de los músculos, especialmente la actina y la miosina.
  • Reguladora. Tienen un papel de hormonas para controlar los procesos fisiológicos de crecimiento y desarrollo de los huesos, músculos y demás elementos estructurales del cuerpo.

Método Dietline de Siken

¿Te has decidido a probar la dieta de proteínas para la operación bikini? Tienes el método infalible de Siken, ¡el Método Dietline!

El método te permitirá adquirir progresivamente unos buenos hábitos alimenticios y cuenta con tres programas completos, diseñados en función de la pérdida de peso que quieras conseguir: hasta 3 kg, hasta 5 kg o hasta 9 kg.

Cuatro fases diferentes (inicial, adelgazamiento, transición y estabilización) en las que combinarás las preparaciones Siken con alimentos convencionales, que se incorporarán de manera progresiva según la fase en la que estés.

Dietline de Siken también dispone de tentempiés que te permitirán llegar a las comidas sin hambre ni ansiedad.

¿Te animas a comenzar el cambio de tu vida?

¡Haz click para valorar este artículo!
[Total: 2 Media: 4]
Recommended Posts

Start typing and press Enter to search

Imagen de huevos como ejemplo de proteína saludable para incluir en tu alimentación