In Proteína

Si te estás planteando adelgazar, seguro que has oído hablar de la dieta proteica. Pero ¿sabes qué es la dieta a base de proteínas? También llamada dieta proteinada. Seguro que ya conoces todos los beneficios de la proteína en tu dieta, pero ¿por qué funciona? ¡Te contamos todo lo que debes saber acerca de ella!

Qué son las proteínas

Las proteínas son macronutrientes, fundamentales para que el cuerpo pueda generar energía, que colaboran a la regeneración del músculo. Están compuestas por aminoácidos esenciales, los que se obtienen a través de la comida, y no esenciales, fabricados por el cuerpo. Otros macronutrientes son las grasas y los hidratos de carbono.

En cuanto al aporte calórico, mientras que las proteínas y los carbohidratos suponen 4 calorías por cada 100 gramos, las grasas aportan 9. El alcohol, que no aporta ningún tipo de nutriente, supone 7 calorías.

Qué es y cómo funciona la dieta proteica

  • Las dietas a base de proteínas son dietas que representan un aporte de proteínas levemente aumentado respecto a los requerimientos del organismo, y levemente más bajas en hidratos de carbono y lípidos.
  • Por su aporte calórico se clasifican como dietas bajas en calorías, las hay más o menos estrictas, las que son menos estrictas representan un aporte diario de 800 kcal al día. Por ello, están indicadas a personas que buscan una reducción de peso.­
  •  La dieta a base de proteínas se basa en dos principios fundamentales:
    1. La ingesta de proteínas de alta calidad
    2. La reducción de grasas y azúcares

El objetivo es reducir la ingesta de hidratos de carbono para que el organismo no tenga azúcares externos que quemar para obtener energía. Aquí es cuando el organismo despierta otra ruta alternativa para obtener energía a través de las grasas acumuladas. Es así como se produce la quema de grasas y por tanto la reducción de peso.

Características de la dieta de proteínas para adelgazar

  • Más proteínas, menos hidratos y grasas. Como su propio nombre indica, la dieta proteica se caracteriza por una mayor ingesta de proteínas. En consecuencia, reducimos el aporte de carbohidratos (hidratos de carbono) y grasas. Esto no quiere decir que se eliminen del todo, sino que se consumen de manera muy controlada. ¿Qué se consigue con esto? Logramos que el metabolismo esté trabajando de manera constante y vaya quemando las reservas de grasa acumuladas en el cuerpo.
  • Cinco comidas al día. Con este tipo de dieta no se tiene sensación de hambre porque la proteína es saciante. Además, también contribuye a ello el hecho de que se recomiende hacer cinco comidas al día (desayuno, media mañana, comida, merienda y cena). En cada comida habrá proteínas, pero también algo de hidratos y grasas. Como fuente de proteína tienes muchas opciones, como las carnes magras (pollo, pavo, conejo, etc.) y pescados (merluza, salmón, lubina, atún, etc.) o el aceite de oliva y frutos secos al natural, por lo que también tendrás variedad en proteína vegetal en caso de alimentación vegana o vegetariana.
  • Una buena opción para perder peso. La dieta proteica está indicada para personas sanas, que no tomen ninguna medicación, con exceso de peso que quieren perder no más de diez kilos. Se compone generalmente de unas pautas de alimentación fáciles de integrar en la vida cotidiana, se ven los resultados y no se pasa hambre. Si necesitas oerder más peso o si estás tomando alguna medicación, debes consultar antes con tu médico.

Cómo funcionan las dietas proteicas

Las dietas de proteínas funcionan por el bajo consumo de calorías. El cuerpo comienza a utilizar las grasas acumuladas para obtener la energía diaria y esta es la razón principal de la pérdida de peso. Esto se une a que este tipo de dietas no afectan a tu estado de ánimo o la vitalidad, como en otras dietas hipocalóricas, ya que las proteínas tienen un efecto euforizante. Por lo que reducimos la tasa de abandono de la dieta y las ganas de comer otro tipo de alimentos.

Qué no puedes comer en una dieta proteinada

En la dieta proteinada, tendrás que decir adiós a los alimentos que tienen calorías vacías (como la bollería industrial o el alcohol); la comida procesada (como el pan de molde, las salsas envasadas o los zumos industriales); y las grasas saturadas (como los embutidos, las mantequillas o los patés). ¿Te suena? Sí, estas reducciones deberías hacerlas en cualquier dieta de pérdida de peso y de hecho incluso en una dieta equilibrada aunque no sea de control de peso.

La ingesta de hidratos se ve reducida, pero no eliminada al 100%, tendrás que consultar qué alimentos puedes consumir, en función de la dieta que sigas, lo estricto que sea el método.

Puedes tomar alimentación tradicional rica en proteínas o ayudarte de productos ricos en proteínas y bajos en hidratos y grasas, como por ejemplo la crema de verduras de Siken Diet.

Eso sí, en las fases iniciales de la dieta, si sigues el Método Dietline, los requerimientos son un poco más estrictos con los carbohidratos y las grasas.  Consulta las fases del método y lo que debes comer en cada una

Consejos para seguir una dieta proteica

Si te has decidido a seguir una dieta proteica, es importante que tengas en cuenta una serie de recomendaciones, igual que sucede con cualquier cambio en nuestra alimentación.

  • Bebe mucha agua. El agua se convertirá en tu mejor amiga. Para que tu dieta proteica haga su labor correctamente has de beber en torno a 1,5 o 2 litros de agua (unos 8 o 10 vasos). También puedes beber infusiones o tés ligeros, pero no es recomendable que consumas bebidas azucaradas ni gaseosas, aunque de manera muy puntual, podrás beber un refresco light que contenga menos del 1% de carbohidratos.
  • Prepara tus alimentos al vapor, en papillote, a la plancha, al grill o al horno. Son las formas más sanas de preparación y las que menos grasas aportan al alimento. ¡Los fritos quedan excluidos! Como sería recomendable en todas las dietas.
  • Evita las salsas envasadas, el ajo y no abuses del vinagre ni del zumo de limón.
  • Y repetimos: quedan excluidas comidas procesadas, los zumos envasados, la bollería y los precocinados. Consejo a seguir en cualquier dieta o alimentación saludable.

Alimentos ricos en proteínas que podrás incluir en tu dieta

A la hora de confeccionar tu dieta proteica, es interesante conocer qué alimentos son ricos en proteínas.  Como pueden tener origen vegetal o animal, que contienen más aminoácidos esenciales, te dejamos un breve listado diferenciado.

Alimentos ricos en proteínas de origen vegetal:

  • Legumbres
  • Vegetales de hoja verde (entre ellos, las crucíferas)
  • Frutos secos, sin freír y sin sal
  • Soja
  • Quinoa
  • Tempeh
  • Seitán

Alimentos ricos en proteínas de origen animal:

  • Huevo
  • Carne magra
  • Pavo
  • Pollo
  • Salmón
  • Atún
  • Bacalao
  • Leche y sus derivados

Incluir cualquiera de estos alimentos en tus menús supondrá un aporte de proteínas de calidad que te ayudará a cuidarte.

Momentos clave en tu dieta de proteínas

Además de la comida y la cena, hay otros momentos en los que puedes caer en la tentación de saltarte la norma de no pasarte de azúcares o grasas. Por eso, existen productos diseñados para ayudarte a no fallar en tu dieta de proteínas. En Siken contamos con toda una línea de barritas, galletas y más productos ricos en proteínas o tentempiés para picar que te ayudarán ya que comerás algo menos calórico y podrás evitar caer en la tentación de picar algo más calórico. pequete de galletas SIken de naranja

Si aún tienes dudas, conoce todos los detalles del Método Dietline o realiza el test de dietas para saber si ésta es la tuya.

Ahora que ya conoces conoces qué es y cómo funciona una dieta de proteínas, estás listas para mejorar tu alimentación y sentirte guapa este verano. ¿Te atreves a probarla?

Recommended Posts

Start typing and press Enter to search